Fundación Carvajal operador del segundo Bono de Impacto Social en Cali

´Cali Progresa con Empleo´ es el segundo Bono de Impacto Social (BIS) en Colombia. Este BIS es el primero que se realiza a nivel subnacional en el país. La Alcaldía de Cali, El BID Lab y el programa de Cooperación Económica y Desarrollo de la Embajada de Suiza (SECO), son los co-pagadores del Bono.

En el evento oficial de la firma de ´Cali Progresa con Empleo´, el Alcalde de Cali, Mauricio Armitage, indicó que Colombia es pionera en la implementación de este modelo en Latinoamérica. Así mismo, que Cali hará parte del grupo de ciudades innovadoras que están enfocando sus esfuerzos en encontrar soluciones novedosas a problemas sociales complejos, siendo un ejemplo para muchas otras ciudades del país y de la región.

Los Bonos de Impacto Social “pagan por resultados” es una innovación en la financiación de proyectos sociales, involucrando al gobierno, el sector privado y las organizaciones sociales. En este modelo los co-pagadores solamente pagan a los inversionistas cuando se alcanzan los resultados acordados, que en el BIS de Cali tendrá el reto de 800 caleños de población vulnerable empleados y con una retención de al menos seis meses. Gracias a esto, se garantiza que las personas se empleen y permanezcan en los empleos, y no enfocan en las acciones que los operadores deban realizar para conseguir este resultado.

Fundación Carvajal, operadora aliada de este Bono, contará con el apoyo de la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) y será la encargada de implementar la ruta de empleabilidad y retención de los participantes a través de su metodología “Empleabilidad Inclusiva, Pertinente y Sostenible”. El objetivo es que además de la formación para el trabajo y la vida, e logre su vinculación y retención laboral formal mediante un empleo digno. Su modelo está focalizado en formar y acompañar a la población en el desarrollo de competencias sociolaborales y técnicas que mejoren sus ingresos individuales y familiares.

Al contribuir en la solución de disminuir las brechas sociales generadas por el desempleo, estamos impulsando a Cali a ser generadora de oportunidades y desarrollo económico en las comunidades en situación vulnerable. Con su metodología, y con el apoyo de sus aliados, la Fundación logró que 616 personas se vincularan formalmente al mercado laboral en el año 2018.

Este proyecto es posible gracias al trabajo del programa SIBs.CO, el programa de Bonos de Impacto Social en Colombia y Corporación Inversor, que actúa como intermediario y en representación de los inversionistas: Fundación Corona, Fundación Mario Santo Domingo, Fundación Bolívar Davivienda, Fundación Plan Internacional, Corporación Mundial de la Mujer y Fundación WWB. Además, se cuenta con el apoyo de Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID Lab), el programa de Cooperación Económica y Desarrollo (SECO) de la Embajada de Suiza en Colombia. Las organizaciones operadoras son Fundación Carvajal, Fundación Alvaralice, Fundación Colombia Incluyente y Kuepa.


Reprograf, una buena idea

Con el objetivo de reforzar nuestro principal atributo (hechos de caña de azúcar) en la mente del consumidor, fortalecer nuestra marca y lograr un posicionamiento de Reprograf Natural, hemos iniciado nuestra campaña “Una buena idea”. En esta ocasión participaremos en medios tradicionales y digitales como televisión, radio, vallas, instagram, facebook, google, entre otros.

Te invitamos a estar atento y participar de esta linda campaña que nos permite establecer día a día relaciones sostenibles y generar una conectividad con nuestros clientes y consumidores finales.

Participación en redes sociales: Facebook

Participación en redes sociales: Instragram

Carvajal Empaques El Salvador lanza la familia de productos “Termogreen”

Como parte del compromiso de la compañía de robustecer su portafolio de productos biodegradables, nuestra operación de El Salvador desarrolló Termogreen, una familia de productos bio con el propósito de entregarle a su cliente Pricesmart Centroamérica y Caribe, una solución completa de empaques innovadores y amigables con el medio ambiente.

Termogreen está constituida por una familia de 13 ítems diferentes, entre los que se encuentran vasos, cubiertos, platos y contenedores; los cuales, son fabricados en las líneas de espumado, rígido, térmico e inyección. Con este desarrollo, logramos entregarle a Pricesmart un portafolio de productos diferencial y único en almacenes de este tipo a nivel regional.

Desde enero del presente año, ‘Termogreen’ se encuentra a la venta en las tiendas de Pricesmart (Centroamérica y Caribe) y desde su lanzamiento, la aceptación por parte de los consumidores ha sido positiva, pues los componentes de los empaques que garantizan su biodegradación en máximo 5 años, la accesibilidad de sus precios comparados con ofertas similares y la calidad en su funcionalidad, hacen llamativa la compra de nuestra nueva línea.

Queremos reconocer a todos los colaboradores de Carvajal Empaques El Salvador, pues con desarrollos como este, demuestran que son un equipo de innovadores que generan valor y que sí es posible hacer las cosas bien.


Colombia podría aprovechar 40% de las toneladas de residuos que genera anualmente

Carvajal Empaques lanzó varias iniciativas que promueven la reutilización de desechos.

Actualmente, en Colombia se generan aproximadamente 11,6 millones de toneladas de residuos sólidos al año. De estos, cerca de 40% podrían aprovecharse, pero según la Misión de Crecimiento Verde del Departamento Nacional de Planeación (DNP), solamente se recicla alrededor de 17%. Además, las autoridades estiman que si el consumo de los colombianos se mantiene al ritmo vigente, la generación de residuos aumentará 20% en los próximos 10 años.

Gran parte de estos residuos son artículos de un solo uso como plásticos, pitillos, botellas y bolsas que, acogiendo los principios de la economía circular y haciendo una debida disposición y separación en la fuente, podrían reutilizarse. Lo mismo podría hacerse con los desechos orgánicos, los cuales podrían aprovecharse haciendo compostaje.

Según José Manuel Hormaza, gerente de Vitalogic RSU, al remplazar la tradicional economía lineal por el aprovechamiento de los residuos en el desarrollo de una economía circular, se reduce al mínimo la generación de desechos.

“Esta iniciativa ofrece un marco de medidas a largo plazo y, de manera coherente, otras a mediano plazo como basar la economía en una sociedad del reciclado a fin de reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos”, mencionó.

El mal manejo de residuos sólidos es lo que ha llevado a que en los océanos del mundo se estén formando islas de desperdicios y que 22% de los 158 rellenos sanitarios que hay en el país estén sobresaturados, hayan llegado al final de su vida útil o tengan un par de años de servicio.

Ante este escenario, Carvajal Empaques lanzó la campaña Cambia el Rumbo del Plástico, con la que se han recuperado de la basura 18 toneladas de empaques plásticos. De la iniciativa hacen parte centros comerciales, empresas, universidades y colegios.

El proyecto consiste en que se entreguen los empaques usados a Recicloplas, un emprendimiento sostenible del Valle del Cauca apoyado por Carvajal Empaques y Fundación Carvajal, que trabaja con asociaciones que agremian a 540 recicladores.

Este emprendimiento se especializa en plásticos de un solo uso y, desde 2016, ha recuperado 114 toneladas de material equivalentes a 38,13 millones de empaques, que son reutilizados en la producción de nuevos productos plásticos.

En la producción de sus envases, Carvajal Empaques emplea polímeros que se pueden procesar varias veces sin perder en gran medida sus características mecánicas y físicas. Además, en sus procesos han incorporado el uso de estibas elaboradas con 3.865 kilogramos de empaques reciclados.

Otro de los programas de la empresa de empaques es Reciclatón, que llegó al año de funcionamiento el pasado 16 de noviembre. Esta campaña promueve el reciclaje masivo y todos lo meses invita a los caleños a aportar los residuos aprovechables que generan en sus actividades diarias y contribuir a disminuir la contaminación.

La Reciclatón ha recuperado en Cali más de 13,4 toneladas de material aprovechable en su año de existencia, desde botellas de gaseosa e implementos de aseo personal y del hogar, hasta empaques plásticos de alimentos, cajas de leche y libros.

Fuente: La República

Enlace a noticia:
Colombia podría aprovechar 40% de las toneladas de residuos que genera anualmente


SÍ ES POSIBLE DESARROLLAR UNA CULTURA DE INNOVACIÓN

Juliana Gutiérrez

Carvajal redefinió su política corporativa.

¿Se puede inculcar la creatividad y vocación innovadora en un equipo de colaboradores? Esa fue una pregunta que nos hicimos en la Organización Carvajal cuando decidimos volver a tener la innovación en el centro del negocio, y nos permitió definir cinco pasos que nos encaminaron a una cultura de innovación; proceso en el que seguimos avanzando, dado que la innovación está en permanente evolución.

1. Plantear la innovación como reto común.

El primer paso fue redefinir nuestra política corporativa de innovación y plantear esta capacidad como un reto compartido por toda la Organización; fijamos una meta de ingresos para medirla e hicimos un llamado para que nuestros colaboradores miraran las necesidades de clientes y consumidores como fuente para desarrollar ideas y generar soluciones con visión de innovación desde el mercado.

2. Crear equipos dedicados a la innovación.

Consideramos importante contar con un equipo 100% concentrado en liderar el tema. Ellos evalúan necesidades identificadas en el mercado, para proyectarlas como ‘retos de innovación’ y velan por su desarrollo hasta convertirse en modelos de negocio, productos, servicios y/o experiencias diferenciadoras.

3. Abrir espacios de participación y formación.

Pusimos en marcha una convocatoria y la respuesta fue asombrosa. Más de 200 colaboradores se postularon para liderar las ‘Células de Innovación’. Seleccionamos un primer grupo de 25, con características como: proactividad para ideas ingeniosas y flexibilidad para generar oportunidades, experimentar y aprender de los errores. Recibieron capacitaciones para potenciar la creatividad, metodologías para identificar necesidades y técnicas de facilitación grupal para desarrollar soluciones innovadoras. Así le apostamos al talento con liderazgo.

4. Desarrollar herramientas interactivas.

Resultó clave también alentar a todos los colaboradores a participar y dejarles saber que sus aportes son importantes. Para lograrlo, creamos la APP Aquí. Work, mediante la cual pueden publicar y compartir necesidades que identifiquen en el mercado. Ha sido descargada por 1.500 usuarios y se han publicado 158 necesidades de mercado; 12 se han convertido en retos, que trabajamos en Laboratorios de Innovación, espacios acondicionados para propiciar la ideación y creatividad.

5. Definir y entregar los incentivos adecuados.

Más allá de tradicionales incentivos económicos, es importante brindar otros estímulos para activar la innovación, entendiendo las motivaciones de la creciente base de colaboradores millennials. La experiencia revela que a esta generación le gustan los retos que ponen a prueba sus capacidades, aportar a los objetivos de la Organización y que sus contribuciones tengan visibilidad; les interesa exponerse y demostrar su valor ante los directivos. Por ende, diseñamos un programa de reconocimientos con experiencias memorables para nuestros colaboradores, entregados en las diferentes etapas del proceso.

Este camino nos llevó a encontrar una respuesta en Carvajal: sí se puede cultivar la innovación para hacer las cosas bien. El flujo de ideas se enriquece cuando no es vertical -de directivos hacia colaboradores-, sino que crece en una horizontalidad en la que todos pueden participar, brindando seguridad y confianza para potenciar el talento humano propio.

Estas experiencias y aprendizajes pueden contribuir a que otras organizaciones encuentren su propia fórmula para movilizar la innovación. En Carvajal, continuamos fortaleciendo esta cultura para que siga dando frutos, entre los cuales está el Plan Padrino de Innovación de la Andi seccional Valle, en el cual tenemos el rol de mentores de otras empresas para el desarrollo de una cultura de innovación.

 

Fuente: La República

Enlace: Sí es posible desarrollar una cultura de innovación


La fundación Gozques realizó una visita junto con Norma a más de 6.000 niños de la Guajira, repartiendo el mensaje del cuidado de los animales y fomentando el estudio de los niños.

Regalamos 2.000 cuadernos Norma a niños de la Guajira y queremos que compartas este emotivo momento con nosotros. Gozques es una fundación sin animo de lucro en defensa de la protección animal que busca alimentar, dar cuidado medico, generar cadenas adopción y acabar con el maltrato de los perros en Colombia.

Te invitamos a que veas nuestra visita a Guajira y compartas con nosotros la emoción, haciendo clic en el siguiente enlace: Una misión de amor con Gozques .


BUENAVENTURA, territorio focalizado por Fundación Carvajal

LA TIERRA QUE ABRE CAMINOS

La carretera que lleva a Buenaventura huele a mar. El tráfico de la entrada después de pasar el puente hace que los transeúntes puedan observar con paciencia, cada detalle del paisaje. Son evidentes los esfuerzos que, desde distintos frentes con entidades públicas y privadas, realizan para que el pacífico colombiano encuentre de nuevo su buena-ventura. Esta ciudad todavía vive el rezago de la crisis social y humanitaria por el olvido al que ha sido sometida. Por años, sus más de 500.000 habitantes han sido dejados de lado.

Pero ahora se están abriendo oportunidades de desarrollo social, mejora en la calidad de vida de la comunidad, y caminos. No solo los caminos que llevan al mar.

En el puerto más importante de Colombia –el único en el mundo que no cuenta con agua potable–, la Fundación Carvajal viene trabajando en proyectos que buscan mejorar la calidad de vida de sus habitantes. ¿Cómo? Transformando su entorno con oportunidades de empleo y brindando educación, para así construir un futuro próspero dentro de una sana convivencia.

 

 

SAN ANTONIO PARA TODOS

“Todos con San Antonio” es uno de los proyectos que se está ejecutando en Buenaventura, en la ciudadela de vivienda gratuita del barrio San Antonio, zona rural al occidente del pacífico, otorgada por el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio. La Fundación Carvajal apoya, a través de su Modelo de Intervención Social Integral, a las 1,268 familias que residen ahí con actividades encaminadas a la integración comunitaria, el cuidado del medio ambiente y la obtención de empleo. “Lo que queremos es generar oportunidades y competencias en la gente que reside en San Antonio para que puedan defenderse y buscar la manera de vivir, ya sea en un mercado formal o informal”, explicó Beatriz Trujillo, Coordinadora del proyecto “Todos con San Antonio”.

A través del eje de Desarrollo Social y Comunitario de la Fundación se ha trabajado el liderazgo, con procesos de formación y acompañamiento para desarrollar el plan de vida individual y comunitario que le permita a la población continuar gestionando su bienestar.

La ciudadela, ubicada en las afueras de Buenaventura, en la vía que conduce hacia el aeropuerto, cuenta con amplios espacios verdes rurales. La iniciativa de “Hábitat Saludable” va orientada a que las personas cuiden sus antejardines, los parques y el entorno natural de este sector, fortaleciendo así el sentido de pertenencia de comunidad.

Con la apuesta de mejorar los ingresos en la población, en 2018 se han capacitado a 125 personas en actividades de empleo –como Manicurista y Pedicurista, Auxiliar de cocina, Mercadeo y ventas–. De forma paralela, la Fundación ha ayudado a fortalecer a 70 microempresarios, para así incrementar su productividad y fomentar su estabilidad económica.

Para María del Rosario Carvajal, Presidenta Ejecutiva de la Fundación Carvajal, “esta experiencia de trabajar juntos con el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio y la comunidad es insustituible como método de construir tejido social, y de la solidez de ese tejido depende la paz verdadera. Si bien la Fundación Carvajal no está construyendo viviendas en este momento, está apoyando al Ministerio para implementar la metodología transversal de Intervención Social Integral con la que se construye Comunidad”.

 

San-Antonio

 

UNA APUESTA POR EL DESARROLLO EMPRESARIAL

Desde que la Fundación Carvajal llegó a Buenaventura en 2011 se inició un proceso de generación de confianza en 17 barrios de cuatro de las doce comunas que tiene el distrito. Se ha desarrollado un programa dirigido a pequeñas empresas, donde se enseña, en pocas palabras, a gerenciar.

Esta iniciativa ha beneficiado 346 empresarios, de los cuales el 50% encontraron una actividad económica estable. Por su parte, el resto de los inscritos descubrieron el punto de equilibrio en sus empresas, aumentaron las ventas, estabilizaron los márgenes de rentabilidad y adoptaron mejores herramientas de gestión del negocio.

“En mi local la experiencia que tuvimos nos permitió [a mi esposo y a mi] ponernos más organizados, estamos sacando la cuota para arriendo, para los gastos y para que nos quede a nosotros algo, porque anteriormente nosotros solo sacábamos para los gastos y ya. La Fundación nos permitió conocer que nosotros teníamos que sacar un salario para nosotros”, entrevista beneficiario de Fortalecimiento Empresarial, Buenaventura, junio 27 de 2017.

Todo esto ha sido posible gracias a proyectos conjuntos de la Fundación Bancolombia, la Fundación Saldarriaga Concha, la Embajada de Estados Unidos, CUSO International, la Embajada de Canadá y la Fundación Trafigura de Suiza y Comfenalco.

En el programa de Empleabilidad Pertinente e Inclusiva han capacitado 691 personas. Hicimos contacto con las empresas ancla y por eso 384 pudieron vincularse laboralmente. Para capacitarlos hicimos un estudio con las empresas para saber qué estaban buscando en cuanto a lo técnico, pero también los instruimos en el tema del desarrollo humano”, explicó Beatriz Trujillo, sobre el trabajo que se dio gracias a la cooperación de aliados.

 

Empresaria

 

EDUCACIÓN PARA EL FUTURO

En cuanto al aporte por la Educación y la Cultura, la Fundación Carvajal maneja distintos programas. Uno de ellos es “Educación inicial Saberes”. En más de 900 hogares comunitarios del ICBF, las cuidadoras reciben una capacitación avalada por el SENA para calificarse como técnicas en Primera Infancia. De esta manera, los niños pueden recibir un trato pedagógico a través de diversas herramientas.

 

Ninos estudiando ajustada

 

“[Aprendí a implementar] el cuento, la lectura, porque lo que es el cuento es un medio de aprendizaje que […] transmite y transporta a los niños a un mundo [mágico, fuera] de la realidad y así de esa manera pues como que hay una facilidad de que el niño se enamore de la lectura”, entrevista Madre Comunitaria, Buenaventura, marzo 21 de 2018.

Este proyecto funciona gracias a la colaboración del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, la Fundación Corficolombiana, la Fundación Limmat, la Fundación Bancolombia y la Gobernación del Valle.

Un caso de éxito fue el programa “Jornada escolar complementaria”, el cuál benefició 6,750 estudiantes en 17 instituciones, recibieron apoyo educativo a través de jornadas extracurriculares; la ayuda se dio en el área de matemáticas lúdicas, escritura creativa, danza, tecnología, ciencias y medio ambiente, entre otros. Uno de los mayores logros alcanzados con este programa ha sido el impacto en la resolución de conflictos entre los jóvenes y la mejora en el rendimiento académico.

Los aliados que participan en este programa son la Alcaldía Distrital de Buenaventura, Children of the Andes, la Fundación Corficolombiana y el Ministerio de Educación.

Asimismo, se desarrollan los programas “Brújula” y “Aceleración del Aprendizaje”, apuestas que contribuyen a la permanencia educativa, para disminuir la deserción escolar en el territorio, a través de la nivelación escolar de los niños y jóvenes según su edad. Y en el caso de los adultos con “Brújula”, se busca que tengan las competencias básicas en lectura y matemáticas, permitiendo su inclusión en otros procesos de formación y desarrollo.

Estos programas se llevan a cabo con éxito gracias a la colaboración de la Fundación Corficolombiana, Dividendo por Colombia y la Alcaldía Distrital de Buenaventura.

Por último, otro de los programas estrella es “Golazo”, una iniciativa en la que los niños vinculados a una institución educativa pueden disfrutar del tiempo libre haciendo deporte y aprendiendo sobre valores y principios. En total son 800 niños participando anualmente, acompañados de 15 monitores deportivos que, con anterioridad, fueron capacitados por la Fundación Carvajal y la Escuela Nacional del Deporte para realizar la labor de acompañamiento.

Golazo funciona gracias al apoyo conjunto de la Cooperación Alemana GIZ, la Fundación Trafigura, la Fundación Bancolombia, CAF y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

 

Golazo

 

LIDERAZGO QUE NACE EN BUENAVENTURA

El grupo de colaboradores de la Fundación Carvajal también trabaja con los líderes comunitarios para ayudar a transformarlos en promotores de proyectos y actividades dentro de su mismo barrio. El proyecto, que se encuentra en su segunda fase, ha graduado a 170 líderes, 48 de ellos como técnicos y con incidencia en el factor político, gracias a la ayuda que brinda la Fundación Ford y la Fundación Corona.

La Fundación Carvajal gracias a las alianzas con el sector público, privado y el apoyo de la cooperación internacional ha abierto caminos en Buenaventura, gestionando oportunidades para sus habitantes y dignificando su cultura y oficios. Sin embargo, falta un largo camino por andar, y muchos más corazones que trabajen bajo el sol. Sus habitantes, al lado de la puja y la baja del mar pacífico, seguirán abriendo caminos, de la mano de la Fundación, para seguir construyendo sueños.

Los invitamos a conocer el video de testimonios de los beneficiarios, y conocer un poco más del territorio bonavorense, haciendo clic en el siguiente enlace: https://youtu.be/w6tEi2eq-Xs

 


Alcaldía de Guachené y Fundación Propal le apuestan al progreso de nuestra gente a través de Famiempresas

La Alcaldía de Guachené suscribió un convenio de cooperación con la Fundación Propal para fortalecer a Famiempresas del municipio de Guachené – Cauca. El proyecto mejora las condiciones de vida de los habitantes buscando generar empleo e incrementa los niveles de ingresos de las familias beneficiadas. La población impactada son mujeres, personas con capacidades diferentes, jóvenes, adultos mayores y víctimas de la violencia.

 

La población meta beneficiada eran 100 familias emprendedoras, pero el excelente manejo de los recursos y algunas alianzas estratégicas permitió dotar a 134 familias, impactando a un promedio de 600 personas a las que se les ha fortalecido el negocio. Las actividades económicas dotadas son: agropecuarias, venta de granos y abarrotes (tiendas) y similares, pastelería, servicios de papelería, heladería, venta de arepas y frituras, restaurante y confecciones, entre otras.

 

El proyecto cuenta con tres componentes fundamentales; Socioemocional, Empresarial y Dotación de bienes, productos y/o artículos. La estrategia de vinculación socioemocional permite al emprendedor y a su familia unir esfuerzos alrededor de un negocio, que en la mayoría de los casos es la única fuente de ingresos. Además, logra fortalecer el vínculo y la comunicación asertiva en la familia y brindar orientación para la sostenibilidad de los negocios.

 

El componente empresarial empodera a los participantes con habilidades en comercialización, organización, administración y orientación microempresarial realizado el Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA.  El componente de Dotación, compra y entrega de bienes, productos y/o artículos de acuerdo con la necesidad de los emprendimientos y con la participación activa de los beneficiados.

 

Esta alianza apunta a mejorar los ingresos de las familias y aportar al desarrollo del municipio de Guachené a través del apoyo de negocios que serán sostenibles en el tiempo.

 


​​Great Place to Work, la firma global de consultoría que se encarga de analizar y comprender los fenómenos psicosociales en organizaciones alrededor del mundo, recertificó que Carvajal Empaques Perú-Pamolsa, es uno de los mejores lugares para trabajar en Perú.

Nuestra operación ocupó el puesto 23, en el listado de las mejores empresas con más de 1.000 colaboradores para trabajar en el país.  Lo cual nos llena de orgullo y satisfacción pues reafirma que somos un equipo de constructores de relaciones sostenibles y que con actitud ganadora, demostramos que estamos comprometidos con hacer las cosas bien por las personas y por los entornos a los que impactamos.

Ricardo Echegaray, gerente general de Carvajal Empaques- Perú (Pamolsa), menciona que: “nos hemos enfocado en desarrollar una política basada en valores como la innovación, la confianza en nuestros colaboradores, la responsabilidad social y el compromiso con el país. Hacemos lo que decimos, respetamos a nuestros empleados y a sus familias, nos hacemos cargo de su desarrollo y somos constructores de relaciones sostenibles con los proveedores y clientes.”

¡Felicitaciones equipo Carvajal Empaques Perú!

Fuente: emlace.net


Sin caer en una exageración poética, podría decirse que buena parte de la historia de la región se ha escrito de la mano de la Organización Carvajal: hace más de 110 años Carvajal nació en Cali a partir de una imprenta. Y desde ahí el tesón familiar llevó el negocio por senderos de la innovación, rebasando su papel en la industria editorial para incursionar en otros renglones como empaques, educación, publicidad, conocimiento y comercio. O tecnología y servicios, porque de acuerdo con las necesidades del tiempo, la organización se ha reinventado con un denominador común en su proceso evolutivo: el compromiso social.

Es un asunto de genes. Mucho antes de que la ‘responsabilidad social’ fuera un concepto aplicado empresarialmente, Carvajal ya era pionera en ese campo. En 1961, la constitución de la Fundación Carvajal como motor de proyectos y emprendimientos de base comunitaria, comenzó a dejar huella inmediata con la construcción del centro parroquial del barrio Andrés Sanín, en el oriente más lejano de Cali donde para entonces empezaba a extenderse el Distrito de Aguablanca.

Justo en esa ‘otra’ ciudad, apartada tal vez geográficamente de la mayoría de las oportunidades, la Fundación desarrolló desde entonces un trabajo que ha sido determinante en la búsqueda del cambio. Y así ha sucedido poco a poco y aún a pesar de la violencia natural de las inequidades. Gracias a su insistencia y permanencia en la zona, allí se gestaron procesos de empoderamiento que a su vez han impulsado crecimientos comunitarios que se reflejan de diferentes formas: solo el año pasado, se lograron 511.579 intervenciones al total de beneficiarios, buscando mejorar las condiciones de vida de distintos sectores poblacionales y ofreciéndoles alternativas de formación y acompañamiento en la construcción de planes productivos que se transforman en la cuota inicial de nuevos proyectos de vida.

Un propósito que no se limita a Cali porque la Fundación Carvajal concentra actividades en todo el Valle del Cauca, siendo la capital del departamento y Buenaventura territorios prioritarios. Su labor se basa en la aplicación del modelo de Intervención Social Integral, una metodología funcional en cualquier zona vulnerable que procura la identificación de necesidades específicas para promover, junto a la comunidad, la construcción de estrategias que deriven en soluciones e impulsen su desarrollo sostenible.

La sostenibilidad como principio y fin. Premisa que recorre la historia de la organización, entendida como una suerte de pulsión vital por retribuir al entorno impactado. Una concepción alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por las Naciones Unidas, o lo que de otra forma constituye el llamado global a la adopción de medidas para luchar contra las desigualdades y la pobreza en el mundo. Por eso es que la historia de la región, de una y muchas maneras, también se ha escrito de la mano de Carvajal.

Un ejemplo palpable del impacto de sus acciones, ocurre todos los días en las calles de Cali con el plan de reconversión del plástico de un solo uso, puesto en marcha por Recicloplas. En el 2008 cuando el colapsado vertedero de Navarro debió ser clausurado por el Municipio, la Fundación Carvajal y Carvajal Empaques unieron esfuerzos con el Sena para anteponerse a la inminente crisis social y capacitar a 540 recicladores que se convirtieron, de cierta forma, en el ‘capital semilla’ de la empresa: hoy, además de ser sus dueños, generan actividades laborales para otras dos mil personas dedicadas al reciclaje.

Los esfuerzos por la sostenibilidad siempre traen consigo convocatorias solidarias en el mismo camino. Por eso Recicloplas impulsa la iniciativa ciudadana ‘Cambia el rumbo del Plástico’, mediante la cual centros comerciales, restaurantes, colegios y empresas privadas, siguen esta ruta de conciencia ecológica apoyando el acopio del plástico de un solo uso: bolsas, enrollables, pitillos, cubiertos, vasos, platos desechables, botellas de agua o de refrescos, en la planta de reconversión de Recicloplas cobran nuevo sentido al transformarse en materia prima de casas para mascotas, columpios, sillas para parques al aire libre, o incluso material de construcción. Es así como Carvajal Empaques y Fundación Carvajal han podido dotar varios parques de Cali y Buenaventura. De modo que así también, la Organización Carvajal ha construido tejido social en la región.

El músculo de la sostenibilidad fomentado por Carvajal tiene otro gran brazo en la Fundación Propal: empresa social de carácter privado pero sin ánimo de lucro, que nació en 1991 con el propósito de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades que habitan las zonas de influencia de las plantas de producción de Carvajal Pulpa y Papel – Propal, ubicadas en Guachené (Cauca) y Yumbo (Valle). Durante todos estos años, el objetivo ha sido cumplido a partir del fomento de la participación comunitaria y la generación de alianzas interinstitucionales con entes gubernamentales y organizaciones sociales, que han permitido desarrollar proyectos con alcances en diversos frentes.

Solo para citar un caso, el trabajo de la Fundación Propal en Guachené ha sido definitivo para el desarrollo de un programa de salud comunitaria que ha minimizado las barreras geográficas del área rural, facilitando el acceso a servicios de prevención, promoción, medicina familiar y especializada. De manera integral, la Fundación ha impulsado el Programa de Saneamiento Básico, que ha conformado la garantía de agua potable para el Norte del Cauca.

En sincronía con los principios sostenibles, Carvajal Pulpa y Papel – Propal suma más de 50 años fabricando papeles a partir de la fibra de caña de azúcar, llevando así al mínimo impacto ambiental el proceso: se trata de un residuo agroindustrial resultante de la producción de azúcar, con el que logran papeles y cartulinas con 0% de químicos blanqueadores bajo la marca Earth Pact.

Por otro lado, aunque en la misma consonancia ecológica, de la mano del resguardo indígena Huellas, y en asocio con la Corporación Autónoma Regional del Cauca, y la Corporación para el Manejo Integral y Recuperación de la Cuenca del Río Palo, Carvajal Pulpa y Papel- Propal, trabajó decididamente en la implementación de la primera fase del proyecto de rehabilitación de la cuenca, en el cerro El Muchacho.

Una iniciativa que le valió el reconocimiento de la autoridad ambiental y del resguardo, por los beneficios incuantificables al medio ambiente. Justo el significado de la sostenibilidad: la unión de esfuerzos para la construcción de futuro desde el presente. Una de las razones por las cuales la Organización Carvajal lleva más de un siglo haciendo las cosas bien. Y no solo en Colombia. Con presencia en otros 13 países, el tesón familiar llevó a la organización a convertirse en la primera multilatina de origen nacional. Sin caer en una exageración poética, nuestra historia también se ha escrito de la mano Carvajal.

CARVAJAL

Grupo empresarial diversificado, que cuenta con talento humano comprometido y la capacidad de liderazgo requerida para establecer relaciones cercanas, de confianza y duraderas, que permiten desarrollar y entregar productos, servicios y soluciones innovadoras y diferenciadoras para sus clientes, generando impacto sostenible. La Organización Carvajal nació en 1.904 en la ciudad de Cali, Colombia. Un sueño de la Familia Carvajal que ha evolucionado generación tras generación, transformando la organización en lo que es hoy: una multilatina comprometida con los resultados y con la calidad de sus diferentes productos, servicios y soluciones con aproximadamente 19.000 colaboradores en 14 países de América y diferentes sectores empresariales: Empaques, Papel, Educación, Muebles, Tecnología y Servicios. Algunas de sus marcas más reconocidas son: Norma, Jean Book, Reprograf, Earth Pact, Mepal, Wau, Carpak y CEN.

Fuente: El País

Enlace: https://www.elpais.com.co/valle-con-sentido/mas-de-un-siglo-haciendo-las-cosas-bien.html